Prólogo del libro en AMAZON: Gladiadores de lo tenebroso…
Prólogo del libro en AMAZON: Gladiadores de lo tenebroso…

Prólogo del libro en AMAZON: Gladiadores de lo tenebroso…

Prólogo Fran Sierra es un loco que se alimenta de abismos, es un espíritu paseante que estira las piernas entre las pesadillas de los bien aleccionados, conoce con rigor lo que esconden los contenedores de ideas. Es un sociópata adaptado al vacío y a la tensión del único cable que entiende como camino. Un funambulista que reconstruye el horizonte con cuidado y luego lo destruye, ebrio, eyacula encima y defeca por instinto para volver a reconstruirlo con cariño como si nada de lo anterior hubiera sucedido. Su poesía puede que escandalice a tu madre, las señoras que destripan la humanidad en los mentideros con estructura de terraza de verano, café y croissant, desconocen la cobertura que Fran puede infundir en sus versos, para morir con el placer como aliado y dotar de sentido a sus pérdidas. Los poetas surrealistas sueñan con destilar sus emociones y se preguntan por sus drogas, miran desde una ventana con marco de costo apaleado y le lanzan sus penes de peluche para luego suicidarse en un vaso de ginebra robado del mueble bar de la abuela. Gladiadores de lo tenebroso Entender a Fran es tener la absoluta falta de intención en comprenderle. Otros como él mostraron la lucidez y exhortaron la realidad absoluta que, sobre todo históricamente, en épocas de crisis, afloraron para demostrar que la normalidad es inexistente, la formalidad un engaño, y la calma aparente el opio del pueblo. Arthur Rimbaud, Charles Bukowski, Alen Ginsberg, Francoise Villon, Leopoldo María Panero saltan el tinglado del tiempo para aparecer amablemente, invitados a la fiesta de versos y pelícanos a la que invita Los Gladiadores de lo Tenebroso, “rumiando entre sus tejas su amor olvidado con tabaco de mascar y un buen vaso de aguarrás”. Pero sobre todos ellos, el poso de Charles Baudelaire y su libro Las Flores del Mal envuelve la obra, tanto que a veces piensas si Fran fuese la reencarnación del mismo que escribía con luz a una carroña: “El sol brillaba sobre esa podredumbre, como para cocerla en su punto, y devolver ciento por uno a la gran Naturaleza todo lo que en su momento había unido”. Sid Barret, Jim Morrison, Jerry García, si todavía viviesen, leerían y tendrían en su mochila “Gladiadores de lo Tenebroso” lo guardarían como un amuleto en su 10Fran Sierra viaje por este mundo de hipocresía y desdicha. Porque este libro con el que Fran se despelleja y se rencuentra, tiene ese cariz de manual de vida y brújula del destino que puede encontrarse en grandes obras, alguna de ellas cumbre de nuestras letras, como “El Quijote” de Cervantes. Una inyección amoral de psicodelia y malditismo. La reubicación del hombre en este universo de confusión. Una retorno a los instintos y a los brujos. La vuelta a ese mal llamado desorden del que tanto nos han alejado para situarnos al borde del cataclismo y convertirnos en esclavos de todas las mentiras. Gladiadores de lo Tenebroso es una obra necesaria en este tiempo y en cualquier otro, porque siempre necesitaremos de la generosidad, la valentía y la consciencia de quien escribe los versos que todos sudamos pero pocos se atreven a abordar. Fran Sierra está aquí para ofrecernos la oportunidad de ser “Gladiadores de lo Tenebroso” por una vez en nuestras vidas, aunque luego regresemos a las novelas pastoriles que siempre nos vendieron haciéndonos creer sus protagonistas… Juanjo Galindez

mybook.to/gladiadorespapel

mybook.to/gladiadoresebook

Foto realizada por Paco un amigo de los escenarios, aquí estaba recitando unos poemas de Leopoldo María Panero de uno de sus libros y nos encontrábamos en un bar de la zona donde se suele hacer música, poesía, monólogos, etc, era además un día triste porque un compañero había fallecido y era un día de homenaje y despedida hacía él…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.